Saltar al contenido

Embarazo del Chihuahua Cabeza de Venado

Chihuahua embarazo

¿Cuánto dura el Embarazo de un Chihuahua Cabeza de Venado?

La gestación en la perra chihuahua dura unos 2 meses, es decir, unos 59-63/66 días, durante los cuales el óvulo fecundado se convierte en un cachorro  listo para llegar al mundo.

Dado que la duración de la gestación es tan variable, es esencial conocer la fecha de la primera y la última cubrición, para planificar la fecha estimada de nacimiento, a fin de alertar al veterinario ante cualquier eventualidad.

El primer diagnóstico de gestación puede hacerse alrededor del día 21 mediante una ecografía, o alrededor del día 25/30 el veterinario podrá palpar hinchazones en el abdomen y podrá darle una indicación aproximada del número de cachorros presentes.

Embarazo

Después verás que los pezones de tu perra se volverán un poco más turgentes y su abdomen comenzará a redondearse.

Los fetos crecerán sobre todo en las últimas 3 semanas de embarazo, durante las cuales veremos crecer notablemente la barriga de nuestra perra Chihuahua Cabeza de Venado.

Durante la gestación es posible realizar un segundo control ecográfico, alrededor del día 40/50, para asegurarse de que el desarrollo fetal se desarrolla correctamente.

Cerca del parto, alrededor del día 59, es posible realizar una radiografía, que nos permitirá establecer con certeza el número de cachorros presentes en el útero.

Junto con tu veterinario decidirás si el parto es natural o si se programa una cesárea: en este caso es aconsejable hacer dosis seriadas de progesterona en los días anteriores a la fecha prevista de parto, para establecer exactamente el mejor momento para intervenir.

La alimentación durante el embarazo

Chihuahua embarazo 1

Las necesidades energéticas de una perra Chihuahua Cabeza de Venado preñada son obviamente diferentes de las de una perra no preñada, pero como el desarrollo del feto es máximo en las tres últimas semanas de gestación, lo mejor es modificar la dieta de tu perra sólo durante este periodo, y no durante todo el periodo de gestación.

Además, es necesario variar no sólo la cantidad sino también la calidad del alimento administrado, pasando a una dieta más energética y rica en nutrientes, como la que se da a los cachorros.

Esta dieta, más rica en energía y calcio, debe introducirse gradualmente en la perra y administrarse durante todo el periodo de lactancia.

Qué hay que tener en cuenta durante el embarazo

El aborto no es un hecho muy común en las perras, pero si se produce puede tener básicamente 2 orígenes: o bien infeccioso o a veces por lisis del cuerpo lúteo, con una disminución de la producción de progesterona, hormona esencial para el mantenimiento de la gestación.

Una buena práctica es revisar siempre la vulva de tu perra y asegurarte de que no tiene pérdidas.

Si notas algo extraño, llama inmediatamente al veterinario. Si se está produciendo un aborto, debes intervenir inmediatamente antes de poner en riesgo la vida de la perra y comprometer futuros embarazos.