Saltar al contenido

Hernia discal en Chihuahua cabeza de Venado

Hernia discal en Chihuahua cabeza de Venado

Hernia discal en Chihuahua cabeza de Venado

Los pequeños huesos llamados vértebras se alinean como bloques para construir la columna vertebral de nuestro Chihuahua y demás perros en general. Cada vértebra consta de una parte superior perforada y una parte inferior con hueso sólido.

El conjunto de orificios de las vértebras forman el canal medular por el que discurre la médula espinal.

La médula espinal transporta la información nerviosa del cerebro a la periferia (todos los órganos) y de la periferia al cerebro.

La parte inferior de las vértebras, que es de hueso sólido, está unida a las otras vértebras por un cojín llamado disco intervertebral.

La función del disco es proporcionar flexibilidad al movimiento de la columna vertebral. El disco vertebral está compuesto por un centro de consistencia gelatinosa y una periferia de material fibroso.

Edad y desgaste provocan alteraciones en la consistencia de las dos partes del disco. La parte externa tiende a
fragmento mientras que la parte interna, la gelatinosa, tiende a endurecerse, perdiendo su elasticidad.

¿Qué es una hernia discal?

Se produce cuando el anillo fibroso exterior ya no contiene el centro gelatinoso, esto empuja hacia el canal vertebral causando una compresión de la médula espinal.

Esta compresión puede ser repentina o gradual; en el primer caso se habla de un episodio agudo, mientras que en el segundo caso se habla de patología crónica.

El disco causa un daño variable a la médula espinal por compresión sobre ella y/o daño, en caso de hernia aguda, por “explosión” en el canal vertebral.

Las manifestaciones en el Chihuahua pueden ser variables:

Hernia discal en Chihuahua cabeza de Venado 1
Hernia discal en Chihuahua cabeza de Venado 1

Van desde el simple dolor de espalda, hasta la interrupción de la comunicación nerviosa pasando por la médula espinal; en este caso puede llegar antes de la incapacidad de caminar.

La enfermedad puede afectar a nuestro chihuahua cabeza de ciervo , perros y gatos de todas las razas. Se ha encontrado una mayor incidencia en perros como los perros salchicha, en los que hay un desarrollo reducido de las extremidades en comparación con la columna vertebral, es decir, perros cortos y largos.

Los tramos de la columna más implicados son: la sección del cuello (vértebras cervicales) y la sección lumbar media.

En caso de hernia discal en nuestro chihuahua

En el caso de las hernias discales, es importante identificar dónde se produjo la lesión. La localización es
obtenida en primera instancia con un examen clínico neurológico que nos indique la zona afectada.

Para obtener la localización exacta no de un sector sino de la vértebra implicada, deben utilizarse exámenes instrumentales: radiografía simple o con medios de contraste (miclografía), T.A.C. o resonancia magnética.

Hoy en día, en opinión de los expertos, el método que más información puede aportar es la resonancia magnética, pero no puede sustituir a la exploración clínica y a la radiografía simple, que deben realizarse siempre.

Una vez identificado el lugar exacto de la lesión, es posible pensar en una intervención quirúrgica que tenga como objetivo eliminar el material discal herniado en el canal espinal para reducir la compresión sobre la médula espinal.

Existen diferentes tipos de cirugía con el objetivo común de descomprimir la médula espinal.

En algunos Chihuahuas que no pueden someterse a la anestesia existe la posibilidad de no realizar la operación.

En este caso hablamos de la terapia médica, que consiste en inmovilizar al afectado en una jaula y administrarle cortisona con la única finalidad antiinflamatoria segura.

Se ha demostrado que la terapia con cortisona tiene cierta eficacia sólo si administrado dentro de las 8 horas siguientes al inicio de la patología.

La cirugía es exigente para nuestro Chihuahua y requiere una gran experiencia por parte del operador, pero es un procedimiento que ofrece los mayores márgenes de éxito y el menor tiempo de recuperación.

Por último, es importante precisar que los daños en la columna vertebral no siempre se deben a una hernia discal; existen patologías inflamatorias, degenerativas y neoplásicas que pueden simular la patología.