Saltar al contenido

Cómo hacer que mi chihuahua cabeza de venado deje de ladrar

Cómo hacer que mi chihuahua cabeza de venado deje de ladrar

Cómo hacer que mi chihuahua deje de ladrar cuando está solo en casa

Si se pregunta cómo conseguir que su cabeza de venado deje de ladrar cuando se queda solo, hay varias soluciones posibles que puede considerar:

  • Deja una radio encendida o un generador de ruido blanco para que tu cachorro sienta que hay alguien en casa.
  • Utiliza una cámara para perros, cuyo sistema de comunicación de doble salida te permitirá notar y resolver los ladridos de tu chihuahua cabeza de venado.
  • Elimine las distracciones cerrando las cortinas y confinando a su amigo de cuatro patas en la parte más tranquila de la casa, donde no haya cosas demasiado excitantes que lo pongan nervioso
  • Dé a su cachorro un premio especial sólo cuando esté solo o cuando se vaya
  • Deja algo con tu olor para que tu cachorro lo huela y se calme
  • Trabaja con un adiestrador de perros para resolver este problema.

¿Cómo puedo conseguir que mi chihuahua deje de ladrar cuando lo dejo solo?

Intentar que su perro deje de ladrar cuando usted no está puede parecer una tarea ingrata y la mejor manera de tener éxito en su empeño es averiguar la causa de todo ese ruido en primer lugar. Obviamente, tu cachorro cabeza de venado te echa de menos tanto como tú a él, pero siempre hay otras causas para que tu perro ladre cuando se queda solo:

Genética

Al igual que usted ha heredado el buen gusto de su madre para vestirse o la capacidad de hablar en público de su padre, los miembros más pequeños de su familia también han heredado rasgos propios. Muchas razas pequeñas y terriers son por naturaleza más propensas a ladrar. Muchas de estas razas fueron criadas específicamente para advertir a sus dueños de posibles peligros, por lo que ladrarán alegremente para alertarle de la llegada de correo, de sonidos desconocidos o de cualquier otra cosa. El problema es que pueden seguir ladrando, incluso cuando no estás, porque ese es el propósito para el que han sido “creados”. Un buen adiestramiento puede ayudar a resolver este problema, de modo que su perro sepa cuándo está bien que ladre y se mantenga en silencio cuando lo necesite.

Aburrimiento

Nadie reacciona bien ante el aburrimiento, pero mientras que tú puedes reducirlo saliendo y probando algo nuevo, tu cachorro no tiene estas opciones cuando no estás cerca. El aburrimiento puede provocar ladridos, así como paseos por la casa, aullidos, mordiscos en los muebles y otros comportamientos perjudiciales. Algunas de las razas más inteligentes, como el border collie o el retriever, son naturalmente más enérgicas y pueden ser más propensas al aburrimiento.

Es posible que tengas que asegurarte de que tu cabeza de ciervo haga suficiente ejercicio para que no se aburra demasiado. Un dispositivo que te ayude a mantener a tu cachorro estimulado, vigilándolo durante todo el día y jugando con él, incluso cuando no estás en casa.

Dando órdenes

Alguna vez se ha preguntado: “¿Por qué me ladra mi chihuahua cuando salgo de casa?“. Si has notado que tu cabeza de venado te ladra antes de que te vayas, entonces tu peludo amigo está tratando de decirte que no quiere que te vayas. ¡Sería mucho mejor jugar con él! El problema es que después de que te vayas, puede seguir ladrando.

Sentimientos territoriales

¿Su chihuahua lo quiere todo para él? ¿Ladra a cualquiera que intente entrar en su espacio, incluidas las ardillas y el cartero? Si es así, es posible que tu amigo de cuatro patas sea territorial y que ese comportamiento continúe con los ladridos cuando te vayas.

Un buen entrenamiento puede ayudar a frenar estos deseos territoriales. Mantener al chihuahua cabeza de venado en la parte más tranquila de la casa y cerrar las cortinas puede ayudar. Si tu cachorro no ve lo que ocurre fuera, es menos probable que se irrite por algo.

Miedo

Todos los perros tienen miedo de algo, ya sea de una mala tormenta o de una visita al veterinario. Algunos chihuahuas son más ansiosos que otros, probablemente porque han pasado por varias mudanzas o porque son perros rescatados de malas situaciones en el pasado. Los perros más pequeños y los cachorros que no han tenido ninguna práctica de socialización también pueden sufrir ansiedad, que aumenta cuando se quedan solos.

Si su chihuahua cabeza de venado es temeroso y nervioso y tiende a ladrar, probablemente lo hará incluso cuando usted no esté cerca. Las sesiones de adiestramiento y socialización pueden ayudar a su perro a superar su ansiedad. Cuando su amigo de cuatro patas se sienta más seguro en relación con el mundo que le rodea, probablemente dejará de ladrar tanto.

¿Por qué es importante que su perro deje de ladrar cuando está solo?

Hay varias razones por las que es importante asegurarse de que su perro no empiece a ladrar sin motivo:

  • Es estresante para su perro intentar comunicarse con usted durante horas y no recibir respuesta.
  • Sus vecinos pueden estar resentidos por los ladridos de su perro.
  • Resolver un problema de ladridos significa resolver un problema de perros, lo que os unirá más.
  • Puede evitar problemas futuros, como que su perro adopte un comportamiento destructivo para llamar su atención.
  • Una vez que su perro haya aprendido a no ladrar, podrá pasar su tiempo a solas en paz, durmiendo o jugando.

¿Qué puedo hacer si mi perro ladra cuando salgo de mi piso o casa?

La mayor batalla es intentar que su chihuahua deje de ladrar cuando usted se va, y es importante entender si su perro realmente ladra y hasta qué punto es un problema. Recuerda: tu cabeza de venado no ladra sólo para armar jaleo o causar problemas. Esta es su manera de comunicarse contigo. El problema es que no estás en casa para escucharlo y responder.

Incluso un perro que no ladra mucho cuando no estás puede intentar llamar tu atención una vez que te vas. El primer paso es averiguar si su perro ladra cuando usted no está y reunir pruebas de por qué su perro está tratando de llamar su atención.

El problema es que muchos propietarios no saben realmente lo que ocurre en casa cuando están fuera, lo que hace que tengamos que adivinar la causa de los ladridos de nuestro perro.

Cómo hacer que un perro deje de ladrar cuando te vas

Una vez que sepa con qué frecuencia ladra su perro y a qué le ladra, hay varias medidas que puede tomar para conseguir que su perro deje de ladrar.

Haga que su chihuahua cabeza de venado realice una actividad

Deja los rompecabezas y los juguetes fuera cuando salgas. El tipo de juguetes que contienen comida en su interior y que incitan a su perro a lamerla o a encontrar la forma de acceder a ella pueden mantener a su cachorro ocupado durante horas, lo que se traduce en menos tiempo para ladrar. Una vez que haya terminado, puede estar tan cansado que se eche una siesta.

Presta mucha atención a tu cachorro y mantenlo en movimiento cuando estés en casa

Cómo hacer que mi chihuahua cabeza de venado deje de ladrar 1
Cómo hacer que mi chihuahua cabeza de venado deje de ladrar 1

Cánsalo con mucho tiempo de juego, corriendo y saltando. Estos ejercicios no sólo son buenos para la salud de su perro, sino que también queman mucho exceso de energía. Intenta hacer ejercicio con tu perro a primera hora de la mañana y préstale atención. Para cuando tengas que salir de casa para ir a trabajar, tu cachorro puede estar listo para una siesta y tu salida será menos estresante.

Deje que su chihuahua cabeza de venado escuche sonidos para que se sienta menos solo en casa.

¿Has notado alguna vez lo ruidoso que es el silencio cuando estás solo sin tu cachorro? Es lo mismo que siente tu perro cuando no estás. Dejar encendida la televisión o la radio que imitan los sonidos de cuando se está en casa, como la voz humana, puede ayudar. Recuerde: esta técnica es más eficaz para los perros que sufren ansiedad por separación. También puede funcionar con cachorros, por ejemplo, pero puede no ser eficaz con perros con demasiados estímulos o instintos territoriales. En estos casos, cualquier sonido puede convertirse en un motivo para ladrar.

Lleve a su chihuahua cabeza de venado al veterinario

Si su perro ladra mucho, puede hacer que lo revisen para asegurarse de que no está relacionado con un motivo de salud. Esto es especialmente aconsejable si su perro siempre ha sido tranquilo y de repente ha empezado a ladrar más de lo habitual. Si su perro siente dolor o malestar, es posible que no tenga otra forma de comunicárselo que con sus ladridos, así que no dé por sentado ningún cambio de comportamiento.

Lleva a tu cachorro a un entrenador.

A veces es necesario buscar la ayuda de un experto. Cuando los ladridos son un problema causado por la predisposición genética de su perro o por otras cuestiones que no puede controlar, trabajar con un adiestrador puede ayudarle a resolver estos problemas. El adiestramiento no sólo ayudará a tu cachorro a comportarse como el increíble perro que sabes que es, sino que el trabajo conjunto cimentará el vínculo entre ambos.

Prestar atención a cada estímulo

Si su cabeza de venado ladra porque hay demasiados estímulos o porque tiende a ponerse nervioso cuando alguien intenta entrar en “su” territorio, crear un entorno más tranquilo para su amigo de cuatro patas puede ayudarle. Déjalo en la parte más silenciosa de la casa, apaga las luces y cierra las cortinas para reducir los sonidos procedentes del exterior. Considera la posibilidad de comprar cortinas más gruesas e insonorizadas para reducir los sonidos de la calle.

Dele a su perro un regalo especial

En lugar de dar a su amigo de cuatro patas un juguete o una golosina, intente darle la recompensa definitiva. Regálale un juguete u objeto que le guste y que sólo pueda coger cuando tú no estés. Esto puede ayudar a su cachorro a ver que quedarse solo no es tan malo y crear una asociación positiva con el tiempo para sí mismo. Dar a su perro esta golosina especial también puede ser una fuente de distracción, reduciendo la incomodidad asociada a su partida.

Aprenda a irse en silencio

Por supuesto, querrás colmar de besos y cariño a tu chihuahua cabeza de venado antes de marcharte. Al fin y al cabo, a usted también le puede costar irse. Sin embargo, hacerlo más dramático puede alargar el tiempo relativo a su partida y hacer que su perro se estrese. Salga por la puerta en silencio y será menos probable que lo agite.

Cuida tus sentimientos

Puede que no quieras dejar a tu cachorro, pero si sientes ansiedad, preocupación y otras emociones fuertes, tu perro puede percibirlo. Los perros son extremadamente receptivos y están especialmente atentos a las emociones de sus dueños humanos. Cuando usted está ansioso, puede hacer que su perro esté más ansioso, lo que resulta en un animal más propenso a ladrar. Puede ser difícil frenar las emociones, pero hay que intentarlo.

Entrene a su amigo de cuatro patas para que no ladre practicando juntos

Pueden practicar juntos para que se quede tranquilo cuando salgas de casa. Empiece por entender a qué reacciona su chihuahua cuando se va. ¿El hecho de coger las llaves o el hecho de salir por la puerta? Intente recrear esa situación y ordene a su perro que se calle, y luego váyase. Una vez en la puerta, espera unos cinco minutos.

Si su chihuahua cabeza de venado no ladra, vuelva y llénelo de elogios. Dale mucha atención y dile lo buen cachorro que es. Si ladra, llama a la puerta o utiliza a Smart para reñirle. Ponga en marcha el temporizador y vuelva a intentarlo. Espere unas horas entre las sesiones de entrenamiento y repítalo durante varios días y semanas. Se necesita un poco de paciencia, pero vale la pena para obtener buenos resultados.

Alargue poco a poco el tiempo que se aleja: vuelva después de cinco minutos, luego después de 20 y después de una hora. Smart te permite vigilar a tu perro, sin importar el tiempo que estés fuera. Con el tiempo y la práctica, su perro aprenderá a permanecer callado durante largos periodos de tiempo, hasta que no ladrar se convierta en la norma. Tu perro quiere que te sientas orgulloso, y con la posibilidad de recibir golosinas y cariño como recompensa, es más probable que tu perro se calle y evite ladrar para conseguirlas.

Lleve a su perro al parque y a las guarderías de animales

Pasar tiempo con otros perros ayuda a su chihuahua a aprender a socializar, lo que puede ayudarle a regular sus ladridos. Si su perro no ha tenido la oportunidad de hacer amigos con otros perros, considere la posibilidad de llevarlo al parque para que corra y juegue con otros perros.

Las guarderías y las residencias caninas también pueden ser una forma de socializar a su perro y de asegurarse de que se le cuida cuando usted está fuera. Sobre todo si tienes que estar fuera durante largos periodos de tiempo, estas soluciones pueden ser una buena opción.

Dele a su perro la oportunidad de hablar

Para algunas razas, los ladridos son naturales. Si a su chihuahua le gusta hablar, no reprima completamente esta posibilidad. Enséñale a tu perro la orden “¡Habla!” así como la orden “¡Cállate!”. De esta manera, le das a tu amigo peludo la oportunidad de expresarse cuando sea apropiado, y puedes recompensarlo con mimos cuando te obedezca.

Lo que no hay que hacer

Aunque hay muchas cosas que puedes hacer para que tu cachorro deje de ladrar, también hay cosas que no debes hacer. Evite gritar cuando su perro ladre. Esto hace que tu cachorro piense que quieres unirte a la diversión, lo que hace que los ladridos sean aún más atractivos. Mantenga su voz tranquila y firme y utilice siempre la misma orden de “silencio” para que deje de ladrar.

Del mismo modo, evite recompensar a su chihuahua cabeza de venado con atención o golosinas cuando ladre. Esto puede fomentar inadvertidamente el comportamiento que está tratando de detener.

Otra cosa que hay que evitar es dejar que el perro siga ladrando. Su cachorro puede verse impulsado a ladrar, por lo que no es un problema que se resuelva por sí solo. De hecho, si sigues ignorando a tu amigo, puede decidir que los ladridos no funcionan y pasar a otros comportamientos agresivos.

Además, cuanto más grave sea el problema, más esfuerzo tendrá que hacer para resolverlo.

Primeros pasos para evitar los ladridos

Si te preguntas cómo evitar que tu perro ladre mientras estás fuera de casa, esta guía debería ser un buen punto de partida. Lo principal es determinar el origen del problema con la mayor precisión posible y tratar de ser coherente y persistente a la hora de resolverlo. Tu cachorro quiere que te sientas orgulloso y, si estás dispuesto a esforzarte, puedes ayudarle a ladrar sólo cuando sea necesario para que tu casa esté tranquila cuando no estés.