Saltar al contenido

Cómo gestionar la agresividad en un perro chihuahua, guía y consejos.

chihuahua agresivo

Cómo gestionar la agresividad en un perro chihuahua, guía y consejos.

Cómo lidiar con un chihuahua agresivo.

Los perros que ladran no muerden” es un dicho que, al final, no creo que haya convencido a nadie.

Las mejores ideas de regalo para el dueño de un chihuahua

Demasiado a menudo, por desgracia, sucede que los perros tienen problemas de agresividad, esto no es normal y es raro que dependa sólo de un factor de carácter. De hecho, normalmente las causas se encuentran en el estrés del perro, su falta de serenidad o incluso simplemente una mala educación.

¿A que nos referimos por agresividad?

Evidentemente, por agresividad no nos referimos, por ejemplo, al perro que se da la vuelta para intentar morder al veterinario o a un operario que está haciendo una maniobra dolorosa; en ese caso podemos justificarlo con la “autodefensa“.

La verdadera agresividad se encuentra con otros perros, con las personas y a veces incluso con el propietario. Estos problemas con el carácter de los chihuahuas son a menudo subestimados, dado que es un perro pequeño, si no diminuto, y parece que no puede causar daño a los demás, pero el problema no se debe sólo a esto, sino a su bienestar mental.

¿Por que surge la agresividad en un Chihuahua?

Un perro que responde a diversos estímulos con ira significa que no sabe comportarse de otra manera o que se le ha hecho creer que esa es la respuesta más adecuada.

Normalmente estos problemas surgen porque hay un fallo en la relación perro amo y este puede estar escondido en cada pequeño gesto cotidiano, incluso imperceptible como nuestro lenguaje corporal que puede traducirse en “perrería” de forma diferente a la que pretendemos.

¿A quién acudir en caso de un perro chihuahua agresivo?

Es por ello que para corregir y mejorar nuestra relación, nuestras vidas y su felicidad es conveniente contactar con un veterinario especializado, un verdadero especialista en comportamiento canino que encuentre el problema en su origen y que además pueda ayudarte con sencillos ejercicios.

El etólogo es una figura graduada que estudia al hombre, los animales y la forma en que interactúan con el medio ambiente y entre sí.

También hay algunas figuras, como los adiestradores de perros, que, sin embargo, contando con el asesoramiento de un veterinario especializado en comportamiento, pueden ayudarle a intentar solucionar el problema.

Atención, sin embargo, porque incluso en este campo está lleno de impostores que se hacen pasar por figuras que son todo menos profesionales.

Hay que tener en cuenta que…

Desgraciadamente, en los últimos años se piensa que el de adiestrador de perros es un trabajo que no requiere de estudios ni cursos, y entonces suele ocurrir que la gente decide definirse como tal sin haber cursado nunca una certificación ni tan siquiera haberse informado; cuidado con estas personas que simplemente podrían empeorar la situación que quizás ya era delicada.

Yo añadiría que los problemas de agresividad deben tratarse inmediatamente, sin esperar demasiado tiempo, esperando a ver cómo evoluciona, porque se corre el riesgo de que entonces el problema sea mucho más difícil de erradicar.

Cómo lidiar con un perro chihuahua agresivo.

Chihuahua agresividad

Dicho esto, como no soy un profesional especializado en comportamiento animal, sólo puedo darte algunos consejos formulados por la experiencia y el estudio básico: partamos de la base de que se obtienen muchos más resultados con el refuerzo positivo que con el negativo. Con esto queremos decir que es mejor premiar al perro cuando se comporta de forma correcta e ignorarle cuando hace algo incorrecto en lugar de “pegarle” cuando hace algo que no debe.

Un perro es como un niño y, al igual que con los niños, casi nunca hay que consentirle cuando tiene una rabieta. Un ejemplo puede ser el perro que llora cuando estamos sentados en la mesa para comer porque quiere lo que tienes en el plato; ¡nunca le des el gusto!

También toma en cuenta que…

Si cedes a su dulce carita, sólo unas cuantas veces, unos cuantos mordiscos, y entenderá que llorando tendrá el poder de hacer que hagas algo y el problema se agravará. Probablemente todos los días cuando te sientes a la mesa estará ahí, llorará cada vez más fuerte y si no le das algo de comer puede llegar a reacciones extremas, a veces agresivas.

Este discurso es aplicable a otras mil situaciones como subirse a las camas y sofás, subirse a tus brazos, entrar o salir de una habitación,… así que antes de permitirle nada, ten claro los hábitos que quieres que adopte tu chihuahua y ¡no le satisfagas casi nunca cuando llore! Mejor esperar a que se calme y luego permitirle lo que quiere.

Cómo educar a un chihuahua para que se relacione con otros perros.

¡Evita absolutamente llevar al chihuahua en brazos cuando te encuentres con otros perros, por supuesto dentro de lo posible, si estás a punto de desgarrarlo es más que permisible!

Pero si tienes dudas sobre el hecho de que el perro que viene hacia ti no es precisamente amistoso, mejor cambia de camino, da la vuelta a la esquina, cambia de acera.

En estas situaciones también es muy importante nuestro estado de ánimo y nuestro lenguaje corporal: si nos ponemos rígidos, empezamos a estirar la correa, dejamos claro en general que estamos en alerta, también ponemos en alerta a nuestro amiguito que puede pensar que tiene que atacar la amenaza que tanto nos asusta.

Sin embargo, recuerde siempre socializarlo con otros perros, especialmente cuando es un cachorro, porque así aprenderá a comportarse con sujetos de su misma especie.

Además, en esta etapa es muy importante socializarlo con personas de todas las edades: ancianos, adultos y niños, hombres y mujeres.

Si no se hace así, se corre el riesgo de que cuando se presente un niño al perro, por ejemplo, éste lo reconozca como una amenaza e intente atacarlo.

Te recomiendo, que nunca subestimes la situación psicológica de tu perro, que nunca ignores las señales que nos envía cada día, que nunca acompañes sus comportamientos agresivos compatendolo, justificándolo o acariciándolo mientras tenga estas manifestaciones.

En cualquier caso, mi mayor consejo es que acuda a una figura especializada que seguramente podrá ayudarle.

Si te interesa este artículo, puedes hacernos saber tu opinión y dejar un comentario a continuación.